Reforma vivienda urbana

CASTELLÓN, ESPAÑA | 126 m2

El proyecto de reforma tiene como objetivo rediseñar el espacio de esta vivienda urbana que ocupa una superficie media de 126 m2. Con la premisa de maximizar los espacios, aprovechar al máximo la superficie de la vivienda y adaptarlos al estilo de vida del propietario, se diseña una vivienda atemporal, de espíritu masculino y contemporáneo. Toma especial protagonismo la iluminación y el carácter práctico de la distribución y el mobiliario.

La planta de forma rectangular divide claramente la zona de día y la zona nocturna. A partir de ahí se han repensado las estancias creando espacios continuos en la medida de los posible. La vivienda incluye 3 dormitorios, dos baños, un salón comedor y una amplia cocina.

En la entrada principal se convierte en un túnel espejado que alberga una gran armariada. De esta forma se aprovecha al máximo el espacio, se amplifica y se esconde el almacenaje. El acceso a la cocina a través de un pórtico de listones de roble da paso a una espectacular isla de silestone Marquina negro que ofrece múltiples prestaciones. El espacio principal de la zona de día se amplía integrando visualmente la zona de estar, el comedor y la cocina, que queda dividida por un separador de cristal ahumado. El objetivo es generar un espacio social y el núcleo central de la vivienda aprovechando al máximo el espacio. Se apuesta por un concepto de luz de tipo indirecto. Así se crean foseados perimetrales retroiluminados, que junto a los maceteros Marquis de Vondom, generan una iluminación muy confortable.

El diseño de la zona de noche, que se inspira en un hotel, cuenta con un distribuidor oscuro y con iluminación puntual que da paso a los dormitorios. La habitación principal en suite destaca por la conexión visual con el baño. Generando así una gran sensación de amplitud y apertura. El conjunto de la cama, que parece levitar sobre la estancia, las mesitas y el cabezal retroiluminado está diseñado exclusivamente para el proyecto por Vitale. La pared se recubre de un delicado mosaico negro semi-brillo.

El blanco y el negro son los protagonistas indiscutibles del proyecto, junto a los detalles en rojo que aportan las láminas del polifacético artista Piero Fornasetti y las sillas Faz de Vondom. El pavimento de toda la vivienda es de pvc acabado madera que aporta el punto de calidez necesario.

Interiorismo